martes, 8 de agosto de 2017

Capítulo 180: “Change His Ways”. Robert Palmer. (1988)

video


Deprimartes animado:

“En lo profundo de la selva, él trataba de ganar su atención, y tal vez con otra estrategia lo hubiera conseguido. Él le dio un perfume y ella le mostró su navaja, entonces fue cuando decidió cambiar su manera de hacer las cosas”. Aquí Robert Palmer mete la pata. Ese gentleman que fue este cantante británico, ya se había posicionado en la ruta del éxito ni bien comenzaba la década del ‘80. Su gran voz, y su estampa de traje y corbata floja a la hora de subirse al escenario lo convertían en un personaje de lo más “cool”. Pero aún así… ¿Hacía falta cantar usando un falsete tirolés en un video animado de muy dudoso buen gusto sobre un pájaro mujeriego? 

La temprana muerte de este enorme cantante, que también formó parte del muy exitoso súper grupo Power Station junto a algunos de los integrantes de Duran Duran, lo sorprendió en la romántica ciudad de París, privando al mundo del Rock de uno de los últimos exponentes que quedaban del Blue Eyed Soul: “La vida sería mucho más excitante si pudiéramos vivirla día a día. Al menos podríamos ajustar las luces para poder iluminar nuestro camino”. Su imagen más conocida a través de varios de sus videoclips era casi un cliché que hoy ofendería a más de una feminista: se hacía acompañar por un puñado de esculturales modelos contoneándose en minifaldas, y que hacían las veces de instrumentistas de su banda. Esto fue parodiado en varias ocasiones –el más conocido de estos homenajes fue el que quince años después le hizo la cantante Shania Twain-; así que el mismo Robert Palmer, con el consabido humor inglés impreso en su genética, tenía licencia para mofarse de sí mismo y poner aquí también detrás suyo unas suculentas pajaritas en minifalda tocando instrumentos.

“Ella era una apostadora, él no podía culparla; ella tenía un lunar en la cara que le jugaba a su favor. Con eso lograba que a último momento él siempre tratara de conquistarla, y fue por eso que decidió cambiar su manera de hacer las cosas”. Tanto la letra de este videoclip como su estética misma nos habla de la hembra que se presenta en sociedad con toda la intención de ser tenida en cuenta como un producto de consumo. Se produce para para ser vista como un premio a conseguir. Aunque hoy arremetan con furia los aullidos rencorosos de los más recalcitrantes sectores feministas, hay que reconocer que a más de una mujer le ha resultado cómodo que el machismo proponga la situación en la que el hombre sea quien tenga que hacer todo para conquistarla… Y para mantenerla. Más allá de cuanto derecho ganado y merecido tenga el movimiento feminista, siempre les rondará como una sombra la figura de la cazadora de recompensas: “Él terminó por llevarse el amor que ella tanto ansiaba, y ella se quedó con sus ahorros. Eso casi arruina su reputación, así que finalmente cambió su manera de hacer las cosas. A ella no la volvía loca el comportamiento que él tenía, y menos cuando leyó por ahí que ahora estaba seduciendo a una bailarina, así que decidió cambiar su manera de hacer las cosas”. ¡Feliz Deprimartes!

No hay comentarios.:

Publicar un comentario